"Liberia un brazo esencial para la economía y desarrollo del país"

“Felicito a los liberianos por 250 años de historia. No dudo que Liberia será en el futuro, una de las llaves que abrirá el progreso para el resto de la provincia y un brazo esencial para la economía y el desarrollo del país...”


 
El pasado 4 de septiembre celebramos un hecho histórico con mucho significado para todos los guanacastecos. Fue un día como este, en el año 1769, cuando se produce la primera referencia oficial de la fundación del poblado de Guanacaste, lo que con el devenir de los años sería conocido como Liberia.
 
Han pasado 250 años desde que tenemos antecedentes históricos certeros sobre el nacimiento de nuestro querido cantón.
 
Ese documento oficial, rendido ante el Corregidor de Nicoya, don Manuel de Mella, contiene la obligación adquirida por unos sesenta vecinos para apoyar y mantener al sacerdote que vendría a hacerse cargo de la ermita recién construida en el pueblo de Guanacaste, en la confluencia o cruce de caminos que conducían a Nicoya, Bagaces y Rivas. Posteriormente, en el año 1790, aquella pequeña ermita se erigió en la nueva parroquia de San José de Guanacaste, con un sacerdote permanente encargado del bienestar espiritual de los vecinos.


 
Los pobladores iniciales de Guanacaste venían de Bagaces y Esparza por el sur, pero fundamentalmente de la ciudad de Rivas, Nicaragua, por el norte, quienes se fueron desplazando a las tierras cercanas al cruce de caminos, y fundaron una serie de haciendas que fueron marcando la vida e idiosincrasia de los guanacastecos.


En el año 1831 se le otorgó el título de villa al poblado de Guanacaste y en 1836, durante la Administración de don Braulio Carrillo Colina, se le concedió el título de ciudad.
 
Asimismo, mediante decreto N° 167 del 7 de diciembre de 1848 se crea el cantón de Guanacaste junto a los cantones de Nicoya, Santa Cruz y Bagaces. El 29 de mayo de 1854, atendiendo una solicitud de los guanacastecos, don Juan Rafael Mora Porras, cambió el nombre de la provincia que se denominó: Moracia cuya cabecera se llamaría en lo sucesivo: Liberia.  
 
Por cierto, existen varias versiones acerca del origen del nombre. Así, se menciona que Liberia proviene del latín y significa: tierra libre, porque libremente, al igual que otras poblaciones del Partido de Nicoya, decidimos anexarnos y unirnos a un país igualmente libre y democrático.
 
 
Por eso muchos queremos ver a Liberia convertida en un centro tecnológico y económico de primer nivel y ya se están dando pasos importantes en ese sentido.
 
En el 2020 iniciará funciones el Centro de Investigación Biomédica, un laboratorio y centro médico de punta en el desarrollo de nuevas vacunas y procedimientos médicos, que se ubicará en el Clúster Tecnológico de la Flor en Liberia.
 
En Liberia funcionan sedes de la Universidad de Costa Rica, de la Universidad Nacional, la Universidad Estatal a Distancia y varios centros de educación superior privados. Existe un aeropuerto internacional que se ha convertido en un elemento esencial para la llegada de miles de turistas a la región, y que el Consejo Internacional de Aeropuertos, acaba de designar como el mejor aeropuerto en su categoría de América Latina y el Caribe, en calidad de servicio.
 
Tenemos instalados importantes proyectos para la producción de energía eléctrica de fuentes limpias y renovables como el Parque Eólico Orosí y los proyectos geotérmicos Las Pailas I y II y Borinquén I y II, ubicados en las faldas del Rincón de la Vieja.
 
Existen propuestas de ley que presenté para permitir la explotación de la energía geotérmica y el funcionamiento de una Agencia Espacial en Costa Rica.
 
Han pasado 250 años desde aquel 4 de setiembre de 1769 y el poblado que creció en un cruce de caminos, a la sombra fresca y abundante de los guanacastes, bajo la luz brillante de la luna liberiana, se ha convertido hoy en una ciudad moderna que quiere hacer diferencia aprovechándose de todas sus ventajas comparativas y el esfuerzo inagotable de un pueblo libre y digno.


Felicito a los liberianos por 250 años de historia. No dudo que Liberia será en el futuro, una de las llaves que abrirá el progreso para el resto de la provincia y un brazo esencial para la economía y el desarrollo del país.

Fuente: Aida María Montiel Héctor