Se aprueba contrato para nuevo acueducto de Bagaces

Más de 17.000 personas habitantes de Bagaces, Guanacaste, se beneficiarán de un nuevo proyecto del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA). Se trata de la “Ampliación y mejoramiento del acueducto de Bagaces”, obra cuyo contrato fue refrendado este viernes 17 de abril por la Contraloría General de la República.

La inversión de la primera etapa de este ambicioso proyecto es por ₡4.875 millones y contempla la captación de la fuente Epifanía, la cual aportará 77 litros por segundo a la ciudad. Además, se instalarán 17,7 kilómetros de tubería de conducción para llevar el agua a un nuevo tanque de almacenamiento de 2.500 m3.

Igualmente, conlleva la instalación de 7,7 km de tubería de distribución a los hogares, la construcción de un paso de tubería por debajo del río Cuipilapa de 35 metros y un puente de tubería de 70 metros sobre el río Blanco.

“Gracias a esta inversión, la comunidad no tendrá dificultades durante la época seca, contará con continuidad del servicio y se podrán suprimir plantas de remoción de arsénico que la institución opera en la zona. Tras el refrendo de la Contraloría y habiéndose adjudicado desde el pasado diciembre el contrato, esperamos dar la orden de inicio de las obras en máximo dos meses”, dijo la Presidenta Ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga.

La jerarca agregó que las proyecciones de ejecución de la obra son de aproximadamente dos años, por lo que hacia el segundo semestre del 2022 los bagaceños podrían estar disfrutando del nuevo acueducto.

La segunda etapa del proyecto, la cual se encuentra en diseño, permitirá abastecer a comunidades en los alrededores de bagaces. Se trata de 2.800 personas de Agua Caliente, Falconiana, Montenegro, Bagatzí, Quintas Don Miguel, La Loba y Salitral. Esta etapa tiene un costo preliminar de ₡1.459 millones.

Acciones inmediatas ante presencia de arsénico

A raíz de la disminución severa del caudal de la naciente Bagaces (se ha reducido en al menos 11 litros por segundo (l/s) en los últimos 4 meses) que produjo un leve aumento de los niveles de arsénico, lo que llevó al AyA a advertir el pasado 27 de marzo a los vecinos sobre la no conveniencia de emplear el líquido para el consumo humano (ingesta), la institución ha trabajado en aportar soluciones inmediatas.

Se hizo análisis a otras fuentes en la zona (como pozo La Loba, pozo Estadio Municipal y pozo Los Manantiales), pero las mismas reportaron problemas de calidad por presencia de arsénico, y por ende no se pudieron poner en operación para aumentar la producción de agua de Bagaces.

Pocos días antes de la alerta del 27 de marzo y en aras de disminuir las horas de racionamiento, la entidad había logrado inyectar agua de Quintas Don Miguel, que suministra 2 l/s al sistema, y el pasado jueves 9 de abril se interconectó el pozo del Colegio de Bagaces, que aporta un litro por segundo más. Estudios del Laboratorio Nacional de Aguas (LNA) efectuados a dichas fuentes habían confirmado que estaban libres de arsénico. Sin embargo, el caudal inyectado de 3 l/s considerando los 11 l/s perdidos en los últimos meses en la naciente Bagaces, resulta insuficiente para disminuir a los límites permisibles la concentración del arsénico.

El resultado de los últimos exámenes practicados a la naciente y la red por parte LNA arrojan una concentración máxima de 11,7 microgramos por litro en la tubería de abastecimiento. El límite máximo de arsénico permitido es de menos de 10, el rango permisible por el Ministerio de Salud.

Yamileth Astorga dijo que el objetivo que perseguía la institución al conectar nuevos pozos era aumentar el caudal y realizar lo que se conoce como “dilución”, que es una mezcla de aguas con el propósito de bajar la concentración de arsénico en el acueducto, sin embargo, en las últimas 2 semanas el caudal en la naciente disminuyó aún más y en consecuencia la concentración de arsénico aumentó ligeramente.

La jerarca detalló que la próxima semana se firmará un convenio con la ASADA de San Bernardo de Bagaces que procura traer agua desde esa ASADA hacia Bagaces, al mismo tiempo que se iniciará con los trámites de compra de materiales para el desarrollo de ese proyecto que considera la instalación de 10 kilómetros de tuberías. Esta acción permitiría disminuir aún más los niveles de arsénico. 

 

 

 

Fuente:Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).